Y llegó noviembre y en su segundo día salí a hacerme mi respectivo regalo. Algo muy esperado por mi desde que compré mi flamante (Jajajajajaja.!) Lenovo 3000 n200: UN NUEVO DISCO DURO (de lo que conseguí) de 250GB. Por fin (dije..!), voy a poder guardar mas archivos, fotos, películas, voy a dejar de comprar DVD’s para guardar los respaldos, voy a poder probar todos los UI (editores de lenguajes) que quiera y todas esas cosas que uno se imagina con mas espacio en su pala..!

Pero luego de pasar casi todo un fin de semana probando como pasar el disco duro completo de uno a otro y mantener los datos tanto de windows como de Linux encontré mi primer problema: Duplicar mi disco. No quiero extender esto porque fue una testarudez mía el no utilizar de primera mano a “Clonzilla” que me lo hizo en menos de una hora y sin problemas de inconsistencia de datos y cosas por el estilo pero, lo comento porque a manera de consejo, a veces es mejor seguir los pasos de gente que ya ha pasado por estos líos y no dar pasos en la oscuridad pues los resultados siempre son los mismos: “Mas líos”.

Entonces, hablando de seguir consejos, luego de verificar que todo estaba bien con los datos y programas, comencé a trabajar con los proyectos pendientes que tenia antes de cambiar de disco y entre trabajo y trabajo me dí cuenta que hasta mi laptop se comportaba mejor que con el disco de fabrica y hasta calentaba menos. Esto fue un descubrimiento que le dio mucha paz a mi alma porque entendí que había valido la pena el esfuerzo de adquirir el disco.

Días mas tarde Ubuntu me volvió a dar una noticia: “Ubuntu 14.04 ya esta aquí. Desea Actualizar?” y en ese momento sentí como una alegría inmensa empezaba a llenar mi cerebro. AL FIN.! voy a poder actualizarme a la siguiente LTS. El no tener mucho espacio y el calentamiento excesivo de la laptop me impedían de cualquier modo realizar cualquier actualización; siempre tenia que recordar que los desarrollos en los que estaba trabajando no necesitaban mas de lo que tenia de sistema operativo y ya que estaba trabajando sin problemas no debía realizar ningún cambio.

Pero 12.04 LTS se estaba actualizando casi cada tres días y frecuentemente me estaba dando muchos avisos de cambios que iba a necesitar: que el PHP, que el MySQL, que el soporte a hardware antiguo y otras cosas mas iban a realizar grandes cambios y aunado a las noticias de lo nuevo que venia con HTML5, CSS3 y otros me hicieron caer en la tentación. Ya me había pasado con Ubuntu 9.04 en el que no hice el cambio sino hasta que algunos repositorios en mi país dejaron de funcionar (que luego me enteré que solo fue por un tiempo, después los volvieron a activar) y entonces me cambie a la Ubuntu 10.04. Igual fue un buen cambio pues esta LTS me cambio la costumbre de utilizar windows y me hizo fanático tanto de Ubuntu como de las LTS.

Finalmente pues, me senté a hacer los respectivos respaldos y le di a la 14.04 su respectiva oportunidad. No me iba a decepcionar, daba por sentado que no lo haría así que me atreví a darle al botón “Actualizar ahora” y esperar la misma estabilidad de siempre.

No fue tan buena impresión al principio. Lamenté mucho eso. Las nuevas directrices de Unity mataron las ganas de seguir con la 14.04 porque el primer gran problema fue que la laptop se ralentizó tanto abriendo el dash que al menos unas veinte veces me tocó que darle un “Hard Reboot”. Eso nunca me gustó hacérselo a ninguna maquina a menos que fuese el único ultimo recurso. Una vez descubierto el problema (la búsqueda en internet de resultados y la maldad de buscar tambien en Amazon como si todo el mundo necesitara comprar algo cada vez que entra al dash de su ubuntu), me encontré con otro problema que es variopinto en nuestro ambiente linux. Se trata del apagado o reinicio de nuestro sistema.

Conseguí foros que daban muchas soluciones pero igual numero de respuestas diferentes en las cuales se demostraba que no a todos les funcionan las mismas acciones. Para mi la que funcionó sin mas ni mas fue eliminar el “laptop-mode-tools” que no tenia idea siquiera que lo tenia instalado.

A unos le funciono el remover el fwcutter:

sudo apt-get remove b43-fwcutter firmware-b43-installer
sudo apt-get purge bcmwl-kernel-source broadcom-sta-common broadcom-sta-source b43-fwcutter firmware-b43-installer

y su reinstalación
sudo apt-get install b43-fwcutter firmware-b43-installer
Ó el cambio del Halt en el /etc/default/halt
de:
HALT=POWEROFF
a:
INIT_HALT=POWEROFF

Ó el apagado por consola:
sudo shutdown -h now

Ó la deshabilitación del “Wiston-button” metiendolo en el blacklist
sudo gedit /etc/modprobe.d/blacklist.conf
Añadir esta linea de texto al final del archivo
blacklist wistron_btns
Salvar y reiniciar para que tu laptop apague normalmente otra vez

Pero a mi me funcionó este simple comando (y desinstalen TLP, el que cuida la batería, si lo tienen previamente instalado):
sudo apt-get autoremove laptop-mode-tools

Espero les sirva cualquiera de estas soluciones y en caso de tener alguna nueva, comenten..! Estamos en Democracia así que pueden incluso, ayudar a los demás que tienen también este problema en Ubuntu 14.04. De antemano gracias..!

Anuncios