Nuevamente, atrapado por el trabajo y los compromisos sociales me vuelvo a dar cuenta que ya no estoy en mi época juvenil y solo me queda REIRME A CARCAJADAS..!!!

Les comento esto porque leyendo, como siempre me gusta estar, me he encontrado con una palabra que como muchas otras nuevas palabras me interesó conocer su significado. Mas allá de instruirme lo que hizo fue hacerme sentir que ya no soy de este siglo (cosa que evidentemente es cierta..! JAJAJAJAJAJAJAJAJA..!).

La capacidad que tiene la juventud de inventar o modificar palabras es impresionante. La real academia para mi, debe ser

guiada por un grupo de seres de otro planeta que se arrancan los cabellos (si los tienen) cada vez que sale una palabra nueva y deben escrutarla a ver si la pueden incluir en la siguiente edición de dicho diccionario-enciclopedia. Pienso que deben tirar de sus cabellos o que desean con todas las fuerzas de su alma cambiar su puesto por otro que no sea tan demandante porque cada día aparecen al menos 5 palabras que la sociedad, al conocerla, la utiliza hasta que la hace de dominio publico. Así como pasó con “ridizurdo”, “emplatar”, “teletrabajador”, “sudoku”, “gayumbos”, “friky”, “tuky”, “precuela”, “tuitear”, “cliquear o clicar” o “Uebos” (que significa “necesidad” o “cosa necesaria” y por eso la necesidad de saber hablar bien), tenemos hoy en día la palabra de uso popular FARANDI que parece ser el diminutivo modernizado y embellecido de la palabra FARANDULERO.

No teniendo suficiente con adjudicarle el respectivo significado que se usa para referirnos a esos amigos o amigas que se comportan de una forma bastante común o se dejan llevar por determinada moda, también hay un TEST para saber si eres un farandi o estas cerca de serlo.

Según la gente de ZonapasOk en su articulo referente a los FARANDI se puede saber si eres uno de ellos si cumples con al menos 5 de estas descripciones:

1. Se toman fotos en todos los baños que visitan colocando la clásica “cara de pato” o colocan en los estados de BB Pin o Whatsapp, igual que en Facebook y Twitter la palabra “asquito”.

2. Piden a sus amigos que envíen cadenas de mensajes con su Pin. “Agreguen a Fulana, es bella, pana y soltera”.

3. Se toman fotos en la playa con una Merú de fondo sin saber de quién es la camioneta.

4. Desean un cabello liso sin keratina.

5. Se maquillan exageradamente.

6. Cambian de pareja más que de ropa interior.

7. Suben fotos de platos de sushi.

8. Los hombres se toman fotos frente al espejo y sin camisa.

9. Se saben la canción de “Las Siete Locas”.

10. Avisan en redes sociales cuando van al gym.

11. Llevan copetes exagerados.

12. Tienen fotos de Diosa Canales en el celular.

14. Se autodefinen como “Fumadores Sociales”.

15. Tienen un teléfono con Android pero se sienten dependientes del Pin.

No obstante, como buenos venezolanos al fin (y a veces creo que son maracuchos todos ellos), la gente de EL MOSTACHO.COM le encontró otro uso lo suficientemente machista como para sacar la casta venezolana de la cual tenemos fama en el exterior del país.

El síndrome tecnológico (que si lo investigan un poco, verán la gran cantidad que existe) nos vuelve a tender la trampa.! Sin darnos cuenta volvemos a caer en sus garras haciendo lo que pensamos que es normal cuando se tiene un aparato de estos que nos da la libertad de comunicarnos con quien deseemos. No es criticar ni juzgar y mucho menos crear prejuicios pero a veces parece que carecemos del poder de discernir o no lo utilizamos frecuentemente en la toma de nuestras decisiones. Quizás por no ser tan estrictos con nosotros mismos, nos dejamos llevar y nos dejamos cometer estos deslices tecnológicos que no sabemos qué nos traerá como consecuencia.

Y como siempre… la sociedad tiene un nombre o una etiqueta para eso..!

Como siempre, no tengo ni la menor idea desde hace cuanto tiempo ya se usa esta palabra y eso me hace correr el riesgo de escribir sobre asuntos que están fuera de moda (cosa que al final de cuentas me interesa muy poco) y crean a la vez una paradoja con este tema que les presento pero, aceptándolo como venga, estoy seguro que pronto veré a los de mi generación nuevamente tratando de ubicar en una buena conversación esta palabra, que denotará al final que no estamos tan “fuera de onda”, para sentir que estamos muy lejos de esa época en la que nuestros adultos nos perseguían como zombies para corregirnos hasta morir con el diccionario de la real academia debajo del brazo..!

Anuncios